Declaración del Ayuntamiento de Zumaia con motivo del Día contra la LGTBIfobia

14/05/2020
Con motivo del 17 de mayo, Día Internacional contra la LGTBIfobia, el Ayuntamiento de Zumaia ha hecho pública una declaración institucional. Además, el Departamento de Igualdad ha organizado dos charlas virtuales para tratar la problemática del colectivo.

Hace 30 años, el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud retiró la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Así, el 17 de mayo se ha convertido en una jornada reivindicativa para lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales.

Así, el Ayuntamiento de Zumaia ha hecho pública una declaración conjunta con motivo del Día Internacional contra la LGTBIfobia. En el manifiesto subrayan el impacto negativo de la situación de confinamiento en numerosas personas LGTBI y se comprometen a "poner en marcha políticas para garantizar los derechos del colectivo LGTBI y herramientas para transformar la perspectiva social. El objetivo es construir una sociedad que viva y desarrolle libremente las opciones e identidades sexuales más allá de la construcción de un pueblo sin fobia".

Además, dentro de la dinámica que está llevando a cabo el Departamento de Igualdad del Ayuntamiento junto al colectivo LGTBI, han organizado dos charlas virtuales.

Hoy, 14 de octubre, a las 18:00 horas, Iñigo Etxezarreta y Kattalin Miner (cooperativa Eihera) ofrecerán una charla con Brayan Altimasberes y Mash Elizalde (asociación de personas adultas trans Loratuz Lotu).

El martes, 19 de mayo, Kattalin Miner y Iñigo Etxezarreta abordarán la realidad de Zumaia junto a Aitor Ibarguren y Libe Osa, miembros del grupo de Zumaia Amalgamak, e Imanol Ossa.

 

Manifiesto con motivo del Día Internacional contra la LGTBIfobia

Hace 30 años, el 17 de mayo de 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Desde entonces, el 17 de mayo tiene un valor muy significativo para las lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales, ya que es el eje catalizador de las actuaciones en defensa de los derechos y de la discriminación que este colectivo debe afrontar en la actualidad.

En esta situación de crisis no se podrá salir a la calle a reivindicar sus derechos, pero también seguiremos denunciando las agresiones que genera el odio a la diversidad sexual y de género. Estos ataques se producen en nuestro entorno y en más de 70 estados, ya que según el informe ILGA se criminaliza la orientación sexual, lo que supone la muerte de cientos de víctimas por ser gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Esta situación de confinamiento tendrá, además, un impacto negativo en muchas personas LGTBI: situaciones de violencia y estrés psicológico, dificultad para seguir los procesos de transición de personas trans, falta de redes de seguridad y espacios seguros, acoso laboral o mayor miedo al despido, dificultades para acceder a tratamientos médicos. En general, va a suponer un aumento de la presión y del estrés emocional, por pertenecer a un colectivo minoritario, por tener que ocultar la vida privada, por tener que volver al armario, por miedo a perder un trabajo que muchas veces era precario, etc.

Habrá que garantizar políticas adecuadas y recursos suficientes dejando a un lado todo tipo de restricciones para responder a las necesidades de las personas LGTBI, no sólo para volcar las consecuencias negativas de la crisis, sino para superar la situación anterior que tanto sufrimiento y discriminación suponía.

Para esto, es imprescindible el compromiso de todas las instituciones públicas y agentes sociales. En nuestras agendas de trabajo debemos asumir compromisos explícitos con el colectivo LGTBI para avanzar en la lucha contra los planos de discriminación aún vigentes.

Desde el Ayuntamiento de Zumaia nos comprometemos a trabajar en este camino. Para ello, vamos a poner en marcha políticas para garantizar los derechos del colectivo LGTBI y herramientas para transformar la perspectiva social. El objetivo es construir una sociedad que viva y desarrolle libremente las opciones e identidades sexuales más allá de la construcción de un pueblo sin fobia.